A woman working in a rice field near Tananarive. 
1/Jan/1981. Tananarive, Madagascar. UN Photo/Lucien Rajaonina. www.unmultimedia.org/photo/

junio 30, 2016 3 min para leer

Carta a Greenpeace de 109 ganadores del Nobel

Categoría : Actualidad

Un nuevo round se desató hoy en la pelea entre aquellos que comprendemos la necesidad de utilizar cultivos genéticamente modificados y quienes lo consideran completamente inmoral (?) y dañino. Y  parece que el golpe que vino de la mano de 109 científicos ganadores del Premio Nobel en una carta abierta dirigida a los miembros de Greenpeace fue uno poderoso y directo al hígado de los opositores a los transgénicos.

No es un secreto para nadie que los argumentos utilizados en contra de los transgénicos son relativamente débiles, por decir lo menos, y aunque todavía existe una fuerte resistencia a la implementación de los mismos los beneficios de estos cultivos, en particular en países con condiciones climáticas adversas y que enfrentan escasez de alimentos, son muchísimo mayores que los costos y los riesgos que se le atribuyen.

Afirman dentro de la misiva, que incluye entre otros la firma de ganadores en Economía como Eugene F. Fama (2003), Lars Peter Hansen (2013), Daniel Kahneman (2002), Eric S. Maskin (2007); Paz, José Ramos Horta (1996); Física, Brian Schmidt (2011), Hiroshi Amano (2014), David Gross (2004); Química, Paul Modrich (2015), Ryoji Noyori (2001), Michael Levitt (2013) y Médicina, May-Britt Moser (2014), H. Robert Horvitz (2002), Bruce A. Beutler (2011):

LLAMAMOS A GREENPEACE a que cese y desista en su campaña contra el arroz dorado específicamente, y los cultivos y alimentos mejorado a través de la biotecnología en general;

Richard Roberts, uno de los organizadores de la campaña afirmó “Somos científicos. Somos conscientes de la lógica de la ciencia. Es fácil ver que lo que Greenpeace está haciendo es dañino y anti-científico”, según The Washington Post. Y si bien parece una lógica válida puede ser que la aproximación no sea la más acertada. Afirmar que tienen la verdad por el hecho de ser científicos se asimila como pedante y condescendiente y en este tipo de campañas la forma muchas veces importa más que el mensaje.

El llamado de la comunidad científica está motivado en particular por el interés de atacar de una de las enfermedades que más afecta a la población infantil en el mundo, la deficiencia de Vitamina A (DVA), según la carta “250 millones de personas, sufren de mal, incluyendo el 40 por ciento de los niños menores de cinco años en el mundo en desarrollo.” y claramente la comunidad científica en uso del sentido común entiende que ese es un problema que puede ser resuelto mediante el uso de cultivos genéticamente modificados.

La respuesta de Greenpeace parece dejar mucho que desear, en ella afirman “”Las corporaciones están exagerando los beneficios del arroz dorado para allanar el camino para la aprobación mundial de otros cultivos genéticamente modificados más rentables. En lugar de invertir en este ejercicio de relaciones públicas caro, tenemos que hacer frente a la desnutrición a través de una dieta más diversa, el acceso equitativo a la alimentación y la agricultura ecológica .”, fieles a su lógica conspiracionista y dogmática que sataniza a las corporaciones.

La importancia de este debate radica en las tacticas de información de ambos bandos, es perfectamente claro que existen intereses de por medio, negarlo sería ilógico, pero lo cierto del caso es que si se continúa con campañas contra los alimentos transgénicos y no se le permite a la ciomunidad científica desarrollar su proceso de descubrimiento libre de ataques a los campos de prueba el camino hacia la erradicación de la DVA y el habre se hará más largo y tortuoso.

Creo que vale la pena citar el las últimas líneas de la carta que es demoledor, es un golpe de knockout.

La oposición basada en la emoción y el dogma en contradicción con los datos debe ser detenida.

¿Cuántas personas pobres en el mundo debe morir antes de considerar esto un “crimen contra la humanidad”?

Luego de esa afirmación lo único que podemos decir los defensores de los transgénicos es: la defensa descansa su señoría. *mic drop*

 


Imágen: Farming for Development | United Nations Photo

Licenciada mediante Creative Commons (CC BY-NC-ND 2.0)


Also published on Medium.

Escribe un comentario

Suscribirse al newsletter