22092526391_8424163f0c_o

septiembre 11, 2014 3 min para leer

El Imperio de la Ley

Categoría : Actualidad

Sigo sin entender la sorpresa que ha generado en nuestro país la decisión que tomo la ex-Contralora de salir de Colombia con destino a Italia para evitar el accionar de la justicia colombiana que de acuerdo a ella lo único que se busca es perseguirla. Más bien me parece interesante la patológica imbecilidad que nos persigue a los colombianos, yo creo que a partir de ahora en las clases de introducción al derecho en las universidades deben enseñarle a los estudiantes que la justicia, en Colombia, está para ser evadida.

Seamos claros. No pueden sorprendernos en lo más mínimo las acciones de la señora Morelli porque si hay algo que hemos demostrado en este país en los últimos tiempos es que a los colombianos no nos interesa respetar el “Imperio de la Ley”. Quiero recordarles a todos aquellos prohombres que hoy se rasgan las vestiduras, que varios de ustedes en su momento lloraron hasta el cansancio reclamándole al Presidente que NO acatara el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, claramente desfavorable a nuestra nación y buscaron los argumentos más remotos para justificar la evasión de la justicia. ¿Por qué ahora nos martirizamos como sociedad y condenamos el actuar de la ex-Contralora a sabiendas que es el mismo comportamiento que hace unos meses todos sugerían como la panacea al dilema del pleito con Nicaragua.

Por Dios, ¡Es que hasta nos salimos del pacto de Bogotá! y hubo uno que otro descarado por ahí que dijo que para evitar la jurisdicción de la Corte de La Haya, ¡Debíamos salirnos de las Naciones Unidas! Quiero que lean esa última frase con atención. En un acto sin precedentes se propuso que Colombia voluntariamente dejara de ser miembro de la ONU para evitar un fallo adverso de la Corte de La Haya. Y lo que hizo la Sandra Morelli nos parece aborrecible. Que partida de hipócritas.

Yo creo que a partir de ahora en las clases de introducción al derecho en las universidades deben enseñarle a los estudiantes que la justicia, en Colombia, está para ser evadida.

Yo en ningún momento justifico la actitud de la ex-Contralora, por el contrario, me parece lo más depravado que un funcionario del poder público salga del país para evitar enfrentar procesos judiciales. Pero es que es pedirle peras al olmo, porque el caso de Sandra Morelli ni es el primero, ni será el último hasta que evaluemos ciertos aspectos de nuestra sociedad, de un funcionario que aduce una “persecución política” para irse del país y solicitar asilo en cualquier otro lado (Léase Hurtado y Arias) y puede que existan persecuciones políticas y razones legítimas para salir del país, pero es que esta fórmula se está repitiendo mucho y es verdaderamente alarmante.

El punto es que en Colombia no es existe un respeto por el “Imperio de la Ley” aquí cada quien hace lo que se le da la gana y el deporte nacional es evadir la autoridad. Este comportamiento, un poco sociopático si me preguntan, no solo se materializa en los estrados judiciales, también se da en las calles, el transporte público, y los hogares colombianos. Ese es el verdadero problema, por eso es que me sorprende la forma en que se ha manejado el tema, yo creo que por ahí debe andar circulando un manual secreto de como huir del pais para evitar procesos, pero no me consta.

Si la gente logra comprender la importancia del “Imperio de la Ley” eso facilitaría muchísimo las cosas para el futuro de nuestra nación. La ley es para todos señores, incluidas las personas que hacen las reglas que se supone guían las interacciones entre individuos. Nadie debería estar por encima de la ley, como aparentemente lo están María del Pilar Hurtado, Andres Felipe Arias, Luis Carlos Restrepo, Julián  Marulanda y Sandra Morelli, solo hasta el día en que entendamos que las instituciones que creamos los individuos como resultado del orden espontaneo deben ser respetadas, incluso si no estamos de acuerdo con ellas, entonces ese día dejaremos de actuar de la misma forma que las personas que juzgamos por irrespetar las reglas de juego. Ese día entonces entenderé en que en Colombia todo el mundo se indigne cuando un funcionario público huya de la justicia para esconderse en otro país.

Escribe un comentario

Suscribirse al newsletter