22353295486_28c787364d_1434

julio 1, 2016 5 min para leer

Reflexiones sobre el capitalismo y la esclavitud

Categoría : Economía

Antes que nada, la esclavitud está mal. No hay discusión al respecto. Cómo afirma Bertel Sparks, parece que todos estamos de acuerdo con esa noción sin embargo resulta algo un poco más difícil explicar de forma articulada las razones por las cuales está mal la esclavitud. Es un tema que requiere de un análisis muy cuidadoso y tratar de comprender las dinámicas económicas relacionadas con la esclavitud es una tarea interesantísima. Precisamente eso hace un ensayo titulado “Esclavitud como libre comercio” (Slavery as Free Tade) publicado por Blake Smith en la revista aeon hace un par de días. El artículo examina los vínculos entre el surgimiento de las ideas del capitalismo ‘laissez faire, laissez passer’ y el comercio de esclavos en el atlántico.

Creo que uno de mis reparos más grandes a las ideas presentadas por Smith radica en su conclusión que el proceso de liberalización del mercado de esclavos en el siglo XVIII pone un gran manto de duda sobre las bondades del capitalismo y el libre comercio e implícitamente parece indicar que el uso de esclavos en esa época, que como he dicho fue una actividad vil, convierte al capitalismo en un sistema que hace apología a la esclavitud; y como tal es moralmente reprochable.

La esclavitud no es inherente al florecimiento del capitalismo, es inherente al florecimiento de la humanidad.

Analicemos esto desde una perspectiva alternativa. Supongamos que en un par de años vivimos en una sociedad ultra vegana y defensora acérrima de los derechos de los animales, pues nos han logrado convencer a los perversos carnívoros y explotadores de animales que es extremadamente beneficioso hacerlo y todos nos convertimos. ¿Podríamos mediante una postura revisionista como la del autor cuestionar entonces los avances conseguidos mediante el arado con bueyes y todo lo que eso representó para la humanidad? Porque claramente sin la “explotación” de dichos bueyes hubiera sido imposible domesticar especies salvajes de frutas y verduras que hoy disfrutamos y que serían parte importante de nuestra dieta en este escenario utópico.

Creo que es extremadamente difícil hacer un análisis económico apartándose enteramente de nuestras convicciones y nuestra moral, pero me parece que jugar la carta “El capitalismo de libre mercado se basó en trabajo esclavo por lo tanto es un sistema perverso y no debería existir” es una movida algo vergonzosa. El problema con el revisionismo histórico es precisamente ese, analizar las condiciones del pensamiento económico del siglo XVIII con los estándares morales del siglo XXI no parece un ejercicio muy lógico o balanceado que digamos.

Es más, afirmar que “La relación entre capitalismo y esclavitud ha preocupado a los historiadores” como si hubiese otra posibilidad, es humorosa por decir lo menos. No quiero sermonear a un candidato a PhD ni parecer irreverente, pero la última vez que revisé la raza humana ha disfrutado de menos de 200 años sin esclavitud. ¡Menos de 200 años! Si lo ponemos en perspectiva y consideramos que los seres humanos gozan de ‘modernidad de comportamiento’ hace aproximadamente 50,000 años. Es decir que la esclavitud no fue una institución aceptada y promovida durante el 0.4% de la historia humana, ese es un número tan bajo que parece la tasa de interés de la FED.

La esclavitud, ¿Inherente al capitalismo?
La esclavitud, ¿Inherente al capitalismo?

Es un yerro absoluto considerar que “[…] el nacimiento del capitalismo moderno no sólo depende de la mano de obra de los esclavos y las ganancias de la trata de esclavos, sino también en el ejemplo de la esclavitud como una empresa global desregulada.” La esclavitud no es inherente al florecimiento del capitalismo, es inherente al florecimiento de la humanidad. La esclavitud como tal representó un cambio en las dinámicas humanas, se pasó de masacrar al enemigo al final de la batalla a utilizarlo para beneficio propio mediante su trabajo. Y puedo asegurar que entre ser decapitado y continuar viviendo como un esclavo no es un una decisión muy difícil. Las grandes civilizaciones se forjaron a base de la esclavitud, se estima que para la construcción de las Pirámides de Guiza se utilizaron 100,000 esclavos durante los 20 años que duró el proyecto, es lógico entonces entender porque la comprensión de la mano de obra esclava en su momento se veía como un simple commodiy, como un recurso más en el circuito económico.

El hecho que los académicos del siglo XVIII hayan plasmado en términos técnicos una costumbre tan extendida a lo largo de la historia no hace de la esclavitud un problema inherente a las ideas del capitalismo, es un problema de la naturaleza humana. Así que si somos capaces de imaginar solamente por un momento el trabajo de los esclavos como una variable del capital, tal como haríamos si estuviéramos hablando de bueyes en una economía agricultural primitiva, seremos capaces de entender que la liberalización del mercado de esclavos trajo consigo sendos beneficios. Así lo afirma Smith, “Desde un punto de vista comercial, el resultado fue un gran éxito”.

Es curioso porque dentro del ensayo el autor pasa por alto esta idea que el asunto radica más en la condición humana que en el capitalismo cuando afirma “De hecho, la trata de esclavos demostró que los africanos y europeos eran, al menos en términos económicos, exactamente iguales después de todo: ‘la verdad es que, en el tema del comercio, la gente … (sic) actúa de la misma manera, porque son todos guiados por el mismo principio, es decir, por el interés’.” No nos dejemos engañar, el proceso de esclavización no solo requirió de empresarios europeos clamando por una liberalización del mercado del que hacían parte también fue necesario que existieran dueños de esclavos en África que vendieran a sus pares al mejor postor (y no sé hasta qué punto el capitalismo estuviera tan desarrollado ahí).

Espero que eventualmente en el futuro la gente reflexiones retroactivamente sobre la construcción del modelo económico actual a base de dinero sin respaldo causando ciclos inflacionarios a discreción y sin crecimiento real  y vean con el mismo asombro del señor Smith cómo podía hacer parte del pensamiento ortodoxo y ser defendido con tanta vehemencia. Lo cierto del caso es que es imposible comparar la política monetaria actual con la esclavitud pues la segunda fue una práctica deplorable pero alegremente afirmar que la esclavitud está entrelazada con el nacimiento del capitalismo por la defensa de la desregulación del mercado de esclavos y no porque simplemente era una práctica vista como necesaria en el desarrollo de los insumos productivos es hasta irresponsable.

 


Imágen: Slave ship | J.M.W. Turner


Also published on Medium.

Escribe un comentario

Suscribirse al newsletter